Los secretos que tu dentista no te cuenta porque se quedaría sin trabajo - Combate el Sarro y Mal Aliento de manera Natural - Mas Curioso! Noticias Curiosas

Los secretos que tu dentista no te cuenta porque se quedaría sin trabajo - Combate el Sarro y Mal Aliento de manera Natural


¿Alguna vez se te ha hecho difícil dejar tus dientes libres de sarro? Aquí tienes una receta casera para reducir bastante el sarro en tus dientes, así como algunos tips importantes que hay que tener en cuenta para que tus dientes no resulten lastimados al poner en práctica este remedio natural.

Primero que nada, tenemos que saber a qué nos enfrentamos. El sarro no es más que la placa bacteriana, endurecida debido a los minerales en su composición. La placa bacteriana es una sustancia amarilla que se adhiere a los dientes. Cuando se endurece, se convierte en sarro. Lo podemos encontrar en los dientes, los bordes de las encías y abajo de ellas. Debido a su porosidad, es fácil que absorba otras sustancias, por lo que tiende a tomar un color oscuro si la persona es consumidora habitual de cigarros, café o bebidas alcohólicas.

Lo mejor que puedes hacer para evitar la aparición del sarro es cepillarte los dientes mínimo dos veces al día y usar siempre hilo dental. Ahora, en el caso de que ya tengas un poco de sarro en tus dientes, no te preocupes, a continuación te traemos algunos trucos caseros para reducir el sarro:

1. Pasta casera

Ingredientes:

1) - 1 cucharada de pasta dental

2) - 2 cucharadas de agua oxigenada

3) - 2 cucharadas de bicarbonato de sodio

4) - 2 cucharadas de agua natural

Cómo funciona:

Mezcla los ingredientes en un envase de vidrio, utilizando una cuchara de madera. Cuando todo estés bien mezclado, tendrás una suave pasta que podrás utilizar como pasta dental, preferiblemente debes usarla con un cepillo de dientes suave. Cepilla tus dientes con esta pasta por 5 minutos y enjuaga bien. Debes utilizarlo de forma semanal.

2. Té natural de limón

Ingredientes:

1.- Jugo de medio limón

2.- Media taza de agua tibia

Cómo funciona:

Mezcla el jugo de limón con el agua y justo antes de dormir úsalo como enjuague bucal, por unos 3 a 5 minutos. Al finalizar no dejes de enjuagarte con agua. Este remedio sólo se puede utilizar una vez por semana, ya que su acidez puede afectar los dientes. Es recomendable hacerlo de noche, ya que si el sol cae sobre el limón, puede mancharte.

3.- Semillas de sésamo

Estas semillas se con siguen en las tiendas naturistas o botánicas

Ingredientes:

1.- Un puñado de semillas de sésamo

2.- Un cepillo dental

Cómo funciona:

Mastica las semillas durante un par de minutos y luego frota cada uno de tus dientes con el cepillo dental seco. Al terminar, no te tragues las semillas. escúpelas y enjuaga tu boca.
Advertisement

Continua en la siguiente página: