Las 15 carreteras más peligrosas del mundo te harán sudar de solo verlas


Aquí les presentamos una lista de las carreteras donde conducir es un puro ejercicio de supervivencia, y un mínimo fallo al volante puede acabar en tragedia.

1. Zoji La, INDIA

El paso de montaña Zoji La o Zojila es uno de los más importantes y míticos de la India. Situado en el estado de Jammu y Cachemira une las ciudades de Srinagar y Leh, antigua capital del histórico reino de los himalayas Ladakh, y actual capital del estado Indio de Jammu y Cachemira). Esta carretera, que llega hasta los 3.530 metros sobre el nivel del mar, es una de las más altas de los Himalaya.

2. Carretera de los Yungas, BOLIVIA

Está considerada por muchos la carretera más peligrosa del planeta y, aun así, decenas de aventureros se atreven a recorrer los 80 kilómetros que separan La Paz, capital de Bolivia, con Coroico, en la región de los Yungas. Conocida como “la carretera de la muerte” (unas 100 personas mueren allí cada año), esta vía estrechísima repleta de curvas atraviesa la montaña andina a 4.650 metros de altura. En algunos puntos, esta calzada de doble sentido tiene tres metros de ancho que se asoman directamente a barrancos que caen al abismo, ya que carece de protección. Y, por supuesto, circulan camiones.

3. Autopista Dalton, ALASKA, EE UU

Su nombre oficial es Alaska Route 11, y se extiende a lo largo de 666 kilómetros al borde del Ártico. El hielo, la ventisca y el frío convierten esta autopista en un destino solo al alcance de los conductores más valientes y expertos. Si te atreves a meterte en ella, lo que más encontrarás son camiones de gran tonelaje que transportan petróleo, que tienen prioridad absoluta sobre el resto de vehículos. Y que no se te olvide ir bien surtido de alimentos y bebidas en el maletero, porque en todo el camino solo cruzarás tres pueblos. Vivir en uno de los lugares más inhóspitos del planeta es lo que tiene.

4. Kolyma, RUSIA

La Autopista de Kolymá, también conocida como la Carretera de los Huesos, e identificada por el código M56, es una carretera que atraviesa el Extremo Oriente ruso.
La carretera está en un estado deplorable, y no se puede circular por ella con automóviles de turismo debido a sus puentes derruidos y secciones de carretera destruidos por las riadas. Durante el invierno, el agua helada ayuda a cruzar los ríos. El transporte de mercancías hacia Magadán siempre se ha basado en el transporte marítimo, cosa que aún hoy sigue siendo así. El transporte de pasajeros se basa en viajes aéreos.
La Carretera de los Huesos se ha convertido en un reto para motociclistas aventureros.

4. Pasaje de Gois, FRANCIA

Ahora está, ahora ya no está. Así es el pasaje de Gois, la estrecha carretera que une la isla de Noirmoutier con la península francesa. Cuando la marea sube, el océano se traga los 4,5 kilómetros de asfalto… y todo lo que encuentra a su paso. Por eso, a lo largo del trazado se levantan unos postes en los que refugiarse en el caso de que el mar juegue una mala pasada. A la entrada de la vía, unos carteles indican con claridad las horas de pleamar y bajamar. Pero siempre hay algún conductor despistado que puede llevarse un buen susto.

5. Túnel de Guoliang, CHINA

Es uno de los túneles más famosos del mundo por méritos propios. Horadado a mano por los habitantes de las montañas de Taihang (China), el túnel de Guoliang puede transitarse en vehículo desde 1977. Recorrer sus 1,2 kilómetros requiere pericia, concentración y paciencia: conducir en una calzada de cuatro metros colgada entre peñascos no es tarea fácil. Y si uno padece vértigo, todavía menos.
Advertisement

Continua en la siguiente página: